Si creer es imaginar lo que no podemos saber, ojalá sea verdad todo lo que no se ve...

Has perdido algo?

miércoles, 5 de octubre de 2011

Mélies

Hoy, estamos en clase de cine viendo un moderno DVD con proyecciones antiguas de G. Melies. Llevamos un buen rato viendo imágenes, es el primer día de proyección y a los alumnos ya se nos nota cansados, algunos recogen de manera sigilosa y salen del aula exhaustos. Incluso al profesor se le ve atontado ante tal bombardeo continuado de imágenes en movimiento, algo que por otro lado todos vivimos a diario, pero no en clase. Sólo los de las primeras filas tienen el privilegio de ver la pantalla sin problemas comodamente sentados mientras que los demás tenemos que buscar posiciones extrañas que nos harán salir de la clase con tortícolis. Para intentar sortear sus cabecitas nos asomamos por las filas laterales de los pupitres, nos subimos encima de las mesas y lo vemos sentados desde allí encima o, directamente, nos levantamos y lo vemos de pie tratando por todos los medios llegar a leer los subtítulos. Y ahí estoy yo, en la última fila apoyada contra la pared observando el lejano movimiento en la pantalla, esos pequeños cuentos que parecen salidos de un mundo muy lejano y desde luego no real, las creaciones de Meliés gesticulan y bailan para nosotros, para mí. La música que Octavio Vazquez introducida en estas producciones tiene un tinte melancólico, observo el aula llena de gente y sin un ruido y por un momento entristezco... delante de mí esta sentado el profesor, un hombre que me encanta, perfecto dando clase, culto e inteligente, un ser al que adoro.... efectivamente, alguien que aunque debería tener cierto conocimiento sobre mi persona, en realidad no sabe ni que existo. Con un mensaje al teléfono mi amiga me dice que reaccione y que insista mas preguntándole cosas, que me haga notar, pero, seamos realistas: entre toda esta gente apuntada a sus clases y que para él deben de ser ni fu ni fa, ¿de verdad eso serviría para algo? No. Por un momento no quiero pensarlo, no quiero asimilarlo y tampoco olvidarlo, quiero no sentir, algo imposible mientras el aula esta en silencio y suena esa música, contando una historia tras otra, invadiéndolo todo. Sí la historia no fuese la de los marcianos, las estrellas, la gitana o el doctor, si se tratase de Ámelie o una escena de Big Fish, el tiempo se pararía por completo, todos quedarían inmóviles salvo yo que podría contemplarles no sólo desde atrás, también desde la tarima delante del todo, subir a las mesas dónde están los demás, sentarme a su lado y observarles fijamente intentando retransmitirles mi mensaje... o cruzar el aula dando saltos y volteretas, no importaría porque nadie lo vería, sólo yo, sólo mi tiempo y mi espacio, como Alicia al otro lado del espejo jugando en vivo con las figuras blancas y negras del ajedrez. Mis compañeros me parecen eso, peones, reinas malvadas o buenas, alfiles o torres guerreras, yo no sé si soy Alicia o el gato gracioso que lo observa todo desde fuera, lo que esta claro es que este curso no se presenta como una partida fácil de ganar, tengo que darlo todo de mí, cambiar de posiciones y sacrificar todo lo que sea necesario una vez más para intentar conseguir lo que quiero, sea realista o imposible. El nivel de imposible lo fijan nuestros sueños, yo hoy en clase me he dejado llevar por un momento, la gente reía cuando los gestos en la pantalla eran graciosos, menos mal, ellos también saben reaccionar. Se acaba la clase y no hay más vídeo por hoy, pero en nuestras mentes de artistas siempre nos quedan las fantasías, los deseos y los intentos.  



(Aquí os dejo un vídeo con el famoso "Viaje a la luna" por si alguno no conocía las maravillas que hacía Mélies, el primer creador de cine fantástico de la historia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

New Registration