Si creer es imaginar lo que no podemos saber, ojalá sea verdad todo lo que no se ve...

Has perdido algo?

miércoles, 7 de septiembre de 2011


Entonces, aprovechó la oscuridad del cuarto para acercarse sigiloso y disfrutar la suavidad de su cuello desnudo, de su clavícula puntiaguda y sus pechos respingones marcados por el fuego del deseo. Aquel arrebato les hizo dejar de ser dos de una vez por todas para pasar a ser sólo uno, no personas, sino un sentimiento. Estaban marcados por una sensación de intemporabilidad que les invadía y les mecía suave como las olas del mar, tenían la sensación de que aquello no acabaría nunca y no les importaba, lo deseaban con todas sus fuerzas, habrían dado su vida porque aquella noche fuese eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

New Registration