Si creer es imaginar lo que no podemos saber, ojalá sea verdad todo lo que no se ve...

Has perdido algo?

miércoles, 27 de abril de 2011

"Cosas" que valen la pena


Hoy no vengo a hablar de mí, voy a dejarlo a un lado y a centrame en "cosicas" mas importantes por una vez. Resulta que recientemente me he enterado de que una buena amiga, una duendecilla que brilla con luz propia (aunque ella a veces no se de cuenta también guarda mucha magia en su interior) y a la que quiero mucho tiene un serio problema. Se trata de mi amiga Andrea, una chica con la que coincidi en el bachiller de artes en el Ramiro, una compañera con la que no hablo muchi, ni la veo a diario, pero a la que sigo llamando amiga mía, así que por eso os cuento lo que la pasa... El caso (ya me desvío, cachis) es que Andrea tiene una "Cosa" una perrilla que recogió cuando era cachorra y que ahora esta enferma, necesita una operación que su dueña no puede costear. A la desesperada, las 'pobres' no tiene mas remedio que recurrir a cualquier alma caritativa que este dispuestas a ayudarlas, ¡y ahí es donde entramos los demás! sus familiares, amigos y demás seres queridos, por eso escribo, para que la preciosa, pequeña y timida Cosa no tenga que arrastrar una medicación y una dolencia crónica el resto de su 'perra' vida. Ya se que los lectores que yo tengo no son ni muchos, ni muy asiduos, pero igualmente pongo mi grano de arena con esta entrada y seguiré haciendo todo lo que este en mi mano para ayudar, ellas lo saben bien, que nos quedan muchos paseicos y cafés juntas para disfrutar. Si a alguno después de toda esta charla se siente conmovido o curioso, puede visitar el blog que ha creado Andrea con el fin de recaudar ayuda y de informar del estado de Cosa y su situación. Espero que esto sirva y alguien ayude.

¡Muchas gracias!

Sonia

martes, 12 de abril de 2011

LUCES DE CIUDAD

EL MOMENTO QUE MAS AMO (escena final de Luces de la ciudad)


El momento que más amo

es la escena final en que te quedas

sonriendo, sin rencor,

ante la dicha, inalcanzable.

El momento que más amo

ss cuando dices a la joven ciega

“Ya puedes ver?” y ella descubre

en el tacto de tu mano al mendigo,

al caballero, a su benefactor desconocido.

De pronto, es como si te quisieras

ir, pero, al cabo, no te vas,

y ella te pide como perdón

con los ojos, y tú le devuelves

la mirada, aceptándote en tu real

miseria, los dos retirándose y quedándose

a la vez, cristalinamente mirándose

en una breve, interminable, doble piedad,

ese increíble dúo de amor,

esa pena de no amarte que tú

--el infeliz—tan delicadamente

sonriendo, consuelas.


FINA GARCÍA-MARRUZ, CRÉDITOS DE CHARLOT, 1990


lunes, 4 de abril de 2011

LA AVENTURA DADA (1916-1922)

(R. Hausmann, El hombre de nuestro tiempo)

(parrafos del final)
Así es como se presentaba al público dada. Así es como aparecía a mi enferbecida juventud. ebria de espacio intelectual, ebira de libertad. Era preciso que uno hiciera suya esta rebeldía sino quería perecer en la sofocante literatura. Hablar de dada en plan historiador académico sería una traición. Ante todo, es preciso restiutuirle su subversión y su violencia. También se trata de hacer que se oiga su risa, de perpetuar su frescura y su vitalidad, eso es lo único que importa, eso es lo que hay que conseguir que se oiga hoy, eso es el malestar que importa que no se calme. Que un chupatintas llene con su prosa mediocre y clasificadora, el grueso papel cuché de las revistas de arte al uso del nuevo conformismo burgués, sólo desnaturaliza el auténtico sentido de su intervención. Dada insultaba al público, dada escapaba a toda catalogación, dada se oponía violentamnete a los panegíricos con que hoy se le mancha, y vertía los incensarios que ahora se agitan en su honor. Los que hoy le alaban son los mismos que ayer le despreciaban. El tiempo pasa, las guerras lo hacen todo moderno. Pero no se aprisiona a una nube en una jaula. Los Pensums no saben reir como reía dada y el escándalo no se codifica más que cuando se le tarifa.
Por lo demás, todo esto me resulta perfectamente dada.

Georges Hugnet
LA AVENTURA DADA (1916-1922)
Ensayo, diccionario y textos escogidos
Prologo de TRSITAN TZARA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

New Registration