Si creer es imaginar lo que no podemos saber, ojalá sea verdad todo lo que no se ve...

Has perdido algo?

domingo, 20 de marzo de 2011

Merienda de locos


El Sombrerero fue el primero en romper el silencio:
- ¿A cuántos estamos? - Le preguntó a
Alicia.
Había sacado un reloj de bolsillo y lo miraba inquieto, sacudiéndolo a veces y llevándoselo al oído otras.
Alicia lo pensó un poco antes de contestar:
- Estamos a cuatro.
- ¡Pues se ha atrasado dos días! - Suspiró el
sombrerero - ¡Ya te dije yo que con mantequila NO se arreglaba! - añadió, mirando a la Liebre.
- Y eso que era de la mejor calidad - dijo la
Liebre, muy compungida.
- Claro, pero con la mantequilla se habrán colado algunas migas - gruñó el
Sombrerero -; no deberías haber untado el reloj con el cuchillo del pan.
La
Liebre Marcera tomó el reloj, lo examinó con grave preocupación y lo hundió pesarosa en su taza de té; después lo examinó de nuevo, pero no se le ocurrió nada mejor que repetir lo que ya había dicho antes:
- ¡Era mantequilla de la mejor calidad!

Cap. VII, Merienda de locos - Alicia en el país de las Maravillas, Lewis Carroll



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

New Registration