Si creer es imaginar lo que no podemos saber, ojalá sea verdad todo lo que no se ve...

Has perdido algo?

viernes, 31 de julio de 2015

Un perro que me mira

Hay un perro que me mira. Sí, sí, me mira. Todos los días cuando voy a dar el paseo me cruzo con un grupo de hombres y uno de ellos lleva detrás suya un perro. Atado con una correa roja o caminando detrás de él suelto, siempre siguiendo el camino que le marca su amo. Es un perro pequeño, pero serio, camina siempre con gran dignidad. Y me mira, muy seriamente, cruza su mirada con la mía y gira la cabeza viéndome pasar. En sus ojos no veo tristeza, ni me miran diciendo "acariciame" o están llenos de esa alegría que inunda a los perros cuando salen al campo a pasear. Esta serio, muy serio. Yo me pregunto "¿por qué será?" y he llegado a una conclusión, ese perro esconde un secreto. Un secreto que no quiere que nadie sepamos y por eso está siempre serio, tan serio que hasta me cuestiono que se trate de un simple animal. Seguramente sea la reencarnación de un soldado, un soldado valiente que custodiaba un tesoro y al que una bruja lanzó un hechizo, condenándolo a vigilar por siempre... Por eso está tan serio siempre, fiel a su amo y al tesoro que no quiere que nadie encuentre. Conserva la mirada inteligente, el bigote, los andares y cuando te mira en realidad te quiere decir: "busca, busca, no lo encontrarás". Y yo me pregunto, "¿Donde estará ese tesoro? En la iglesia tras el altar, en las mazmorras del castillo, en la plaza del ayuntamiento bajo la fuente... ¿Donde?" Me lo cruzo por la calle, me mira tan serio y se que por mucho que lo intente no le podré sonsacar la verdad.

lunes, 8 de septiembre de 2014

La más grande

Era la más grande y murió de amor,
dicen que eso no es posible pero así fue.
Onasis se marchó dejándola por un modelo nuevo,
nada más y nada menos que una genuina Jackie
y su voz se fue apagando.
Se encerró en su habitación,
consumiéndose entre recuerdos
y murió de amor.
María, tras tanto sufrimiento,
enferma de melancolía
y sin voz... murió de amor.


miércoles, 16 de julio de 2014

En nada

“¿En qué piensas?” En nada. Nuestras miradas se entrecruzan y por un momento, en la paz y sinceridad del cuarto, me doy cuenta de que tú estabas pensando en otra persona, en alguien que ahora esta lejos y que al marchar no te quiso llevar consigo.
Te digo que en nada porque si digo que en realidad pensaba en lo hermosa que eres y en que daría mi vida por pasar la eternidad aquí contigo sé que mis palabras se perderán en el olvido y viajarán a través de tu memoria hasta encontrar a aquel otro que nunca te dijo nada parecido.
No pienso en nada, aunque también podría decir que en todo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

New Registration